Recordar que no estamos seguros, o de cómo presentar noticias trágicas en los periódicos

Por Andoni Aldasoro

La estremecedora noticia del asesinato en Guadalajara de los tres estudiantes de cine Jesús Daniel Díaz García, Marco Francisco García Ávalos y Javier Salomón Aceves Gastélum, que ha ocupado un espacio importante en los medios mexicanos de los últimos días, sumado con lo acontecido en Toronto, Canadá, donde un hombre utilizó una camioneta para atropellar por más de 20 minutos a los transeúntes de la calle Yonge, una vía muy concurrida; nos ha traído de vuelta la pregunta de cómo debemos presentar este tipo de noticias, sobre qué tipo de imágenes deberían esperarse que muestren los medios.

 

1af34cfec23db61c6dea7cfd41703640.jpg

“Las narraciones pueden hacernos entender. Las fotografías hacen otra cosa: nos persiguen.” Susan Sontag

Un argumento válido es que los editores que trabajan para medios convencionales, y tal vez incluso fotógrafos, descartan, por razones éticas, ciertas imágenes horribles y explícitas de conflictos y desastres por temor a ofender o impresionar, o incluso por temor a que los lectores de plano abandonen la publicación. En su libro, War Porn, el fotógrafo Christoph Bangert pregunta: “¿Cómo podemos negarnos a reconocer una mera representación (una imagen) de un evento horrible, mientras que otras personas se ven obligadas a vivir el horrible evento en sí?”

ES-Towering-Inferno-FRONT-1.jpg

Existen, por otro lado, fotoperiodistas que responden a esta misma pregunta de manera más contundente, como el estadounidense Kenneth Jarecke, quien fue corresponsal en la Guerra del Golfo en 1991: “Si somos capaces de participar en una guerra, debemos ser capaces de soportar imágenes de esta naturaleza.”

 

517951e6-23d8-4809-8213-267216855a1f.jpg

“Dondequiera que las personas se sientan seguras, serán indiferentes.” Susan Sontag

“Esta frecuente y repetitiva exposición a imágenes y videos violentos relacionados con noticias y otros medios aumenta la vulnerabilidad de los profesionales detrás de los medios a una variedad de lesiones psicológicas, que incluyen ansiedad, depresión y trastorno por estrés postraumático.” afirma el Dart Center for Journalism and Trauma.

Un debate sobre qué publicar es, por supuesto, algo anacrónico dada la propensión de los sitios de redes sociales a publicar casi cualquier tipo de imagen, sin embargo resulta relevante, dado que muchos fotógrafos profesionales y editores de imágenes continúan apoyando un esfuerzo para presenciar y representar eventos mundiales. de una manera razonada. Como el director de fotografía de The Guardian, Roger Tooth, escribió recientemente, “Pero, al final, ¿qué derecho tengo como editor de imágenes para censurar lo que la gente puede ver? Todo está disponible en Internet. Todo lo que puedo hacer es intentar ayudar a mantener la cobertura de The Guardian lo más humana y decente posible “.

 

o-BOSTON-EXPLOSION-COVERAGE-570.jpg

 

Ante este dilema ¿cómo hace tu medio de comunicación para presentar noticias trágicas? ¿qué parámetros deberíamos seguir para respetar el derecho de las víctimas? Comparte en nuestra cuenta de Facebook tus portadas de temas así.