Gerhard Haderer quiere que desobedezcas

Si algo ha buscado el caricaturista y monero (no encuentro mejor traducción para cartoonist) austriaco Gerhard Haderer a través de su obra es despertarnos del cálido letargo provocado por los medios de comunicación y por las redes sociales en el que nos hemos dejado sumir.

Por Andoni Aldasoro

sat-04.jpg

Gerhard Haderer nació en Leonding en 1951, a los catorce años comenzó a estudiar dibujo técnico en Linz; para después dejar Austria y aprender grabado en Estocolmo, Suecia. De ahí, en el 71, volvió a su país natal para dedicarse al dibujo publicitario, forjando, a golpe de trazos, un nombre que pronto dejó el frío mundo de los anuncios por la caricatura editorial; desde ahí, ha hecho cada gota de tinta se convierta en una semilla de desobediencia.

frc3b6hliche-priester-2010-by-gerhard-haderer.jpg

“Nunca he querido enseñar la desobediencia, he querido cultivarla. Entiendo muy bien que muchas personas no están satisfechas con la condición de nuestra sociedad y, por lo tanto, van y protestan en la calle. Pero eso no es suficiente para mí. Siempre he querido encontrar un lenguaje sencillo para ponerme en contacto con otras personas. Lo he hecho con mi trabajo durante décadas: quiero alentar a las personas a involucrarse y participar.”

HADERER-011.jpg

“Tenemos la libertad de la palabra, la libertad de las artes, ese es un derecho fundamental. Pero también se trata de evaluar personalmente lo que haces con una declaración. La provocación es personalmente aburrida para mí si provoca per se. Que a veces es necesario actuar en voz alta es absolutamente permisible.”

sat-03.jpg

satirical-illustrations-gerhard-haderer-16-5ab3890bc61d7__700.jpg

0519ec0ed3ef0a8e8b2e547c134cecef.jpg

gerhard_haderer_-_austria_(22).jpg

Sus satíricas caricaturas han sido publicadas en medios austriacos y alemanes como  Watzmann, ORF-Ventil, Oberösterreichische Nachrichten, Profil, y Stern. Desde 2008 publica su propia revista mensual de cómics satíricos llamada Moff.

¿Hablas alemán? ve este video, si no, también.

 

Hoy más que nunca, todos los que participamos en medios de comunicación estamos llamados a cuestionarlo todo, a ser propositivos y, por qué no, desobedientes.