Conoce el trabajo de un “glotón visual”, que convirtió el arte de “hacer dibujitos” en su carrera profesional

Captura de pantalla 2018-07-18 a las 3.41.43 p.m..png

Por Daniela Nuño

Nació en la Ciudad de México, y mientras cursaba la primaria​, ​una ​profesora fue la primera ​en decirle a Allan G. Ramírez que de grande podría dedicarse a “hacer dibujitos” y  hasta “cobrar por ello”​.​​​

Screen Shot 2018-04-03 at 21.35.36.png

Fue así que aprendió bien la lección y haciendo caso a su talento, estudió Diseño y Comunicación Visual, en la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM, por lo que hoy se dedica a su más grande pasión: los “dibujitos”.

“M​i cuaderno de Español estaba tapizado de ilustraciones​ que hacía ​de mis amigos, de los juegos del recreo, hasta ​tenía dibujada a la maestra”, recuerda.

Screen Shot 2017-08-30 at 20.28.11.png

Allan, motivado por ​aquella profesora y​ por​ sus papás, ​participó en el Concurso Nacional de Pintura Infantil “El Niño y la Ma​r”, ​en el que ganó un premio y ​una ​cena en la Torre Latinoamericana​. y su vida tuvo un sentido.​

“Posteriormente​, todo​ lo que estudié e hice fue en esa dirección​;​ dibujar e ilustrar y sí​, ahora vivo de hacer “dibujos​”, lo cuales ​ya no viven en libretas de apuntes​,​ sino en periódicos, revistas y libros”, señala orgulloso de su trabajo, que hoy se puede encontrar en las páginas de El Heraldo.

SANTO.jpg

Ha colaborado con revistas como Tierra AdentroH para HombresComplot, y 15 a 20, y para editoriales como Alfaguara y Trillas; también trabajó un tiempo como infografista en el periódico Récord y en Excélsior. Ha sido publicado en el catálogo de ilustradores infantil y juvenil de CONACULTA, obteniendo mención honorífica en uno de ellos.

Asegura que para él cada día es un reto diferente, “puede ser desde ilustrar un cuento de terror hasta a los personajes de la serie de Luis Miguel, diseñar un tatuaje o pensar en conceptos para una portada con temática política. Cada proyecto requiere una aproximación diferente, aterrizar el concepto, para después bocetar –si hay tiempo, a lápiz y en papel, si no, en la computadora directamente–”.

Screen Shot 2018-03-05 at 12.31.50.png

“Me gusta manejar varios estilos y poder encontrar cuál es el más adecuado para cada trabajo. Todavía siento emoción al tener en mis manos la ilustración final”, recalca.

“La inspiración me llega de todos lados, puede ser una película, un libro, una canción que traigo en la mente o algo que llamó mi atención caminando por la calle. Es conveniente apuntar esas ideas que llegan de pronto, sin olvidar ningún detalle, en la libreta de dibujo o en alguna ilustración” y señala certero: “Los sueños también son una fuente inagotable de inspiración”.

Screen Shot 2018-06-20 at 16.25.49.png

Para las nuevas generaciones tiene un “consejo” infalible: “Que se conviertan en unos ‘glotones visuales’, que consuman mucho cine, actualicen su playlist y, como regla, que no dejen de bocetar todos los días, tienen que ser muy disciplinados con esto. Creer en sí mismos por sobre todas las cosas; aunque a veces parezca difícil, salir al mundo a competir con mares de ilustradores y diseñadores, deben saber que su voz es única y los dibujos que habitan en su cabeza también.

Screen Shot 2018-06-20 at 16.12.30.png

Screen Shot 2018-05-16 at 14.10.58

POR EL CAMINO CORRECTO
“Me gusta recordar mi primera entrevista de trabajo en la editorial Trillas. Tenía poco que había salido de la escuela, así que únicamente tenía ilustraciones originales que mostrar. Jamás imaginé que para el final de la cita iba a tener un trato para hacer un cuento juvenil y tres de mis piezas dentro del acervo de la editorial. Fue uno de mis días más felices como ilustrador y me recordó que iba por el camino correcto”, y así se mantiene en las filas de El Heraldo.

Screen Shot 2016-07-07 at 13.58.39.png

Cuéntanos ¿qué decían tus papás o maestros cuándo dibujabas?
Únete a nuestra página de Facebook