Paloma Rincón, resignificando el bodegón en la era digital

Por Aleida Guevara

Fotografías llenas de colores vibrantes, luz y surrealistas. De esta manera podríamos definir el trabajo de Paloma Rincón, una fotógrafa mexicana con residencia en España, que conjuga el arte de la fotografía con el diseño para crear un mundo nuevo en el que las texturas, colores y objetos salen de su contexto natural para darles un nuevo significado.

Paloma Rincón se ha desempeñado en la fotografía publicitaria creando campañas para marcas internacionales como: Coca-Cola, ADEZ, Absolut, Samsung, Toyota, Kleenex, entre otras. Su estilo para crear estas fotografías se encuentra basado en el bodegón, de ahí parte para la composición de cada uno de los escenarios, objetos, luz y texturas que después serán capturados por su lente.   

Dentro de sus fotografías es notable la importancia que tiene cada uno de los elementos que la conforman, su técnica hace que “lo virtual y lo real se integren de una manera totalmente natural, borrando los límites de lo táctil y lo digital”. Paloma recurre a otras áreas como la escultura, el diseño y la ilustración para crear sus mundos alternos. Esta fusión de técnicas la han destacado creando nuevas formas de ver la fotografía publicitaria, llevándola a un espacio en donde la imaginación y la exploración cobran sentido.

Originaria de la Ciudad de México, esta talentosa mujer partió a Madrid para continuar con sus estudios en Comunicación Audiovisual en la Universidad Complutense de Madrid. Ahí se llenó de los conocimientos necesarios para ir en busca de su propio estilo trabajando a lado de grandes fotógrafos. Sus trabajos no se limitan a lo comercial, también se ha dedicado a proyectos propios como Acapulco, en donde regresa a sus raíces para recrear las memorias de su niñez durante su viaje familia a la playa.

Paloma Rincón juegan con la realidad, crea universos alternos en los que sus imágenes toman vida propia mediante la imaginación. El surrealismo que se plasma en cada una de sus fotografías hace imposible despegar la mirada de ellas.