“Lo que me hizo ilustrador fue la muerte mi papá”.- Pon Cervantes

Por Aleida Guevara

Alfonso Cervantes es un joven mexicano que con solo 28 años de edad se ha aventurado en el mundo de la ilustración y el diseño, llenando de vida y alegría a marcas de gran renombre como: Adobe, Del Valle, Renault, Cerveza Indio, entre muchas otras.

En DiezmasUno platicamos con Pon Cervantes, su nombre artístico, sobre su recorrido por la ilustración, la participación en las etiquetas de Pueblos de México Unidos y su perspectiva entorno a la ilustración en México.

No pensaba que iba a ser ilustrador, pensaba que iba a ser diseñador de logos, de marcas o en alguna editorial. Lo que me hizo ilustrador fue la muerte mi papá, nunca hubiera preferido no tenerlo, pero de alguna manera extraña me llevó a todo esto”, recuerda Alfonso.

Su padre falleció cuando se encontraba en cuarto semestre de la carrera de arquitectura, el dolor tras su pérdida lo llevó a dibujar, más allá de lo escolar, se convirtió en un escape para su tristeza. Finalmente realizó 75 ilustraciones que fueron expuestas en su universidad bajo el título de Ni las canciones, ni el dolor se acaban .

Estos 75 dibujos le abrieron las puertas al mundo de la ilustración, pero también fue donde descubrió algo más profundo que simplemente hacer trazos. Este primer proyecto le hizo notar que la gente, sin necesidad de saber el trasfondo, lograba conectar y verse reflejado con su trabajo.

“Ilustraba sin pensar en que también ilustraba la vida y sensaciones de otras personas. Si tu revisas mi trabajo, si me sigues en mis redes sociales, prácticamente ya me conoces porque en realidad yo decidí mostrarme tal cual mediante mis ilustraciones”, comentó.

De esta manera es como Alfonso llegó al mundo de la  ilustración y el diseño. A quien le agradece mucho es a Adobe pues le dio un espacio para mostrar su trabajo y llegar a otros lugares. Sin embargo, antes de ser su propia empresa, se desempeñó como director de arte para Gallo Branding Studio, cuyo paso se vio marcado por  logros y reconocimientos que premiaron su visión creativa al momento de innovar.

“El espacio de la creación, innovación e imaginación te la dan las empresas pequeñas. Hice trabajos para empresas como Kangoo Box, BambúRain, Bioganics, las cuales nadie conocía y que a mi tampoco me conocían. Me dieron la oportunidad de hacer cosas nuevas y de innovar, ganamos los premios de a! Diseña y Diseña México porque hicimos lo que nadie más hacía”.

Cándido, colorido y lleno de emociones, así podemos describir su estilo al momento de crear ilustraciones, pero siempre con la particularidad de evolucionar cuando se trata de llegar a más públicos y empresas.  Solo hay que mirar su colaboración con Cerveza Indio, con quienes ha realizado cuatro etiquetas para las campañas Barrios de los Muertos (2018) y Pueblos de México Unidos (2019).

Alfonso se incorporó al equipo de Indio al concursar con el diseño de Chiapa de Corzo, el cual fue seleccionado para formar parte de la temporada de Barrios de los muertos. Elegí Chiapa de Corzo porque yo soy de Chiapas. En ella plasme la cultura chiapaneca con los muertos, hice una ilustración que realmente amo, mis amigos ilustradores me guiaron para que mi dibujo pasará de algo infantil a algo para adultos y comercial”.

Este año volvió a participar en Pueblos de México Unidos con tres ilustraciones de los pueblos mágicos: Comala en  Colima, Talpa de Allende en Jalisco y Jala en Nayarit. “Son pueblos tan bonitos, al investigarlos encontré que en Jala hay una feria del elote y pensé que sería buena idea poner al emperador con un elote. Mientras que en Talpa hacen artesanías con la goma, así que mi diseño se concentro en eso y terminó siendo algo muy neón”, comenta.  

Trabajar con Indio ha sido uno de sus mayores sueños y logros, pero además reconoce que el estar ahí lo ha retado como ilustrador, encaminándolo por un estilo más flexible y maduro. “Hay proyectos que te ponen retos, con algunos congenias, con otros tienes la oportunidad de innovar, es muy variante. Todos los proyectos que he tenido los he disfrutado, son empresas y personas a las que les debo tanto. Se vuelven parte de tu familia y de uno mismo”.

La ilustración en México ha ganado cada vez mayor terreno, algunas empresas recurren a elementos e ideas más artísticas para evolucionar. Pero también es cierto que actualmente los ilustradores tiene la opción para volverse sus propia empresa. Sobre esto Alfonso reflexiona y afirma que se está viviendo una época dorada dentro de la ilustración, no solo en México sino en todo el mundo.

“¡Qué época nos tocó vivir! Siento que es la época dorada de la ilustración, del diseño, la animación, de todo lo artistico. Y se lo debemos a muchos ilustradores que vinieron antes que nosotros, como los de Pictoline con Eduardo Salles, Choper Nawers, todos los que buscaban a las empresas en un momento en el que vivir de la ilustración era difícil”.  

Lo que le ha permitido llegar lejos es tener una visión global, estar consiente de que afuera hay miles de ilustradores tanto en el país como en el extranjero. Pero principalmente el amar cada proyecto, hacer de la ilustración su pasión y su compañera.

Antes de finalizar, Alfonso deja una gran reflexión para aquellos que quieren formar parte de este mundo: “nunca tengan miedo a compartir sus trabajos, estén bien o mal. Sean auténticos, nunca copien. Encuentren su manera de ser y su aportación al mundo, su propia voz en el diseño”.