De París a Shanghái: así es el tributo al The New Yorker

Por Aleida Guevara

Una de las revistas más importantes en los Estado Unidos es sin duda el The New Yorker, la cual fue fundada por Harold Ross en el año 1925 que con el paso del tiempo se ha colocado como una de las favoritas y un referente por sus textos, reportajes, columnas, así como sus  escritores. 

Pero no es solo conocida por su contenido, son sus portadas y diseño el que también lo han destacado en el mundo. Siempre acompañadas de mensajes políticos o sociales, cientos de artistas han dejado su huella en las portadas de la revista. Sin embargo, su popularidad ha llevado a distintos artistas a reinterpretar el The New Yorker de acuerdo a sus países. 

Les suena ¿The Parisianer?, ¿The Tokyoiter? o ¿The Shanghairen? La popularidad y fascinación por las portadas que la revista neoyorkina ha desatado está uniendo a ilustradores, amantes del dibujo y diseñadores de París, Japón, Canadá y China, quienes en tributo a The New Yorker nos regalan interesantes trabajos visuales de cómo se vería esta revista semanal si fuera hecha en sus países de origen. ¿Quieres conocer sus fantásticas portadas? 

The Parisianer 

En París encontramos a un colectivo artístico que desde el 2013 ha reunido a más de 200 artistas para crear las portadas de la revista imaginaria The Parisianer, la cual tiene como objetivo mostrar cómo se vería el The New Yorker si tuviese una versión francesa. 

“Estas visiones ilustradas están dirigidas a un amplio público. A la vez diversos y complementarios, poéticos y humorísticos, irónicos o realistas, emulan con originalidad y audacia la belleza de París y su atractivo internacional”, explican dentro de su portal web. 

Así es como encontramos cientos de portadas que relatan la vida parisina a través de la mirada de los ilustradores y artistas que han contribuido con el crecimiento de esta versión. Tan importante ha sido que las portadas The Parisianer han sido expuestas en diferentes lugares y además han publicado diversos libros que contiene el trabajo de sus ilustradores. 

The Tokyoiter 

De la misma manera que nació The Parisianer, fue como en Japón se unieron ilustradores provenientes de Tokyo para crear la versión ficticia de The New Yorker. Así nació The Tokyoiter, en la que sus portadas están dotadas de fantásticos colores y elementos característicos de su cultura. 

“The Tokyoiter está hecha por freaks de la ilustración y el dibujo que vivimos en Tokyo, una ciudad maravillosa llena de historias e inspiración diaria. Queremos celebrar nuestra pasión por la ciudad y la vida de sus habitantes», se describen en su sitio web. 

The Shanghairen 

A manera de inspiración de los proyectos The Parisianer y The Tokyoiter surgió este año en Shanghái un grupo de ilustradores que se unieron para crear The Shanghairen, que al igual que las dos pasadas revistas tiene como objetivo mostrar cómo se verían las portadas de su versión china. 

Más de 60 artistas han colaborado para darle vida a las portadas The Shanghairen y así contar las historias que alberga la nación de China, que deambulan entre la tradición y lo contemporáneo, nada queda fuera del lápiz de estos artistas. 

The Montrealer

A diferencia de las anteriores, The Montrealer fue una revista que se imprimió entre la década de los 20 y hasta principios de los 70 inspirada en publicaciones como Toronto Life y claramente en The New Yorker. Sin embargo, en el 2017 fue cuando se descubrió la existencia de esta revista gracias a que se invitó a artistas e ilustradores para crear las portadas de The Montrealer como homenaje a The New Yorker

Con ayuda del colectivo detrás de The Parisianer, más de 55 artistas se concentraron en mostrar a un Montreal contemporáneo, multicultural, embriagador y sorprendente. Que les permitió hacer un viaje en el tiempo por la vida de la ciudad y de sus pobladores. 

The New Yorker ha inspirado a artistas, no solo dentro de sus ediciones, sino también en otros países para crear sus propias versiones de la revista pero también para mostrar su talento a todo el mundo. ¿Cuál es tu favorita?