Diego Areso: «el buen redactor sabe de diseño y el buen diseñador es el que sabe de contenido».

Por Aleida Guevara

Diego Areso es periodista y diseñador gráfico, originario de España, que  ha estado detrás del diseño y rediseño de portadas como de sus páginas interiores de una variedad de revistas tanto en su país de origen como en México. Revistas españolas como S Moda, AD, MAN y las mexicanas Glamour, GQ, Vogue y Vanity Fair pasaron por la mirada moderna de Diego, y que lo estarían preparando para su arribo como el director de arte en El País Semanal

Su acercamiento al diseño se dio de manera empírica y de la mano de su carrera como periodista, en donde su estancia en la universidad alimentó su interés por el diseño a través de algunas materias. Desde pequeño soñó con ser periodista, una de sus metas de vida era ser el director de arte de un periódico y que precisamente hoy lo cumple al estar detrás de El País Semanal. Y que él mismo define su llegada ahí como una cosa de “casualidad”

Conoce más sobre su trabajo en El País Semanal como director de arte a través de la entrevista que tuvimos con él.

DMU: ¿Cuál es la diferencia al editar una revista de un país a otro? 

Diego Areso: Una de las suertes que he tenido, es que yo he trabajado en muchísimas publicaciones muy diferentes. He hecho revistas agrícolas para un banco hasta ahora El País que un periódico muy determinado al público, que era mucho más gráfico y moderno. Cada revista, cada publicación, cada contenido tiene su forma de presentarse porque, incluso el diseño también es contenido. La revista es la misma, la filosofía es la misma, el contenido es el mismo. Tienen una misma cabecera que se va a publicar en una decena de países, pero tiene variaciones que los distinguirá y nos permite ver tanto el tipo de país como el presupuesto, el mercado, el tipo de lectores, así como la diferencia de profesionales que viven en ese país.

Un ejemplo que a mi me gusta mucho es el de la revista Vogue. La versión de Alemania es muy diferente al de India, porque la cultura y la forma de leer son muy diferentes. El Vogue India es mucho más colorido, un poco parecido a El País, con más juegos tipográficos, mientras que el Vogue Alemania tenía grandes masas de texto, la moda era más sobria, los colores más contenidos. El Vogue francés, que se supone que es un mucho mejor al del resto del mundo, tenía juegos tipográficos mucho más avanzados, más modernos.

DMU: ¿Cómo es trabajar en El País? 

Diego Areso: Es intenso, un periódico como El País es un sitio muy grande, con muchísimas voces. Un monstruo enorme en el que tiene por un lado al director de arte del diario y por otro estoy yo, que tengo que hacer el diseño como director de arte pero centrado, sobre todo, en los suplementos y en la revista semanal. Es un mundo un poco caótico que hace que no siempre las cosas salgan tan armónicas como deberían salir. Pero es verdad que es un mundo muy vivo, en el que siempre están pasando cosas.

DMU: ¿Qué es lo más difícil de ser director de arte? 

Diego Areso: Bueno lo más complicado es navegar en el pantano del me gusta no me gusta. Es un periódico, es una lucha constante entre las voluntades de cientos de personas, es un navegar entre los gustos y los intereses de otros para entregar un mejor producto. He llegado a escuchar la frase ‘me da igual que quede bonito, yo lo que quiero es que se lea’, hay muchas veces que los redactores no tienen buen gusto para el diseño, solo quieren escribir y el resto les da igual. Les tienes que explicar y al final terminan entendiendo que el aspecto también es importante. Es agotador. 

DMU: ¿Cómo encontrar el equilibrio entre el texto y lo visual?

Diego Areso: Mi diseño es periodístico, y como vengo del periodismo el contenido siempre tiene que mandar. El objetivo no es hacer una página bonita, sino una página que llegue al lector de la mejor manera posible. Porque el contenido tiene que mandar de una forma proporcional, es un equilibrio complicado pero está claro hacia dónde va. 

DMU: ¿Cuál ha sido tu visión como director de arte en El País Semanal?

Diego Areso: Mi idea del semanal, y que comparto con los demás, es que es una revista de lectura que se tiene que leer cómodamente. Para mi las decisiones del diseño tienen que ver con el contenido, ese tipo de decisiones basadas en el público son muy importantes. Por mi parte, no solo en El País Semanal sino también en los suplementos especiales, es el de introducir nuevos nombres de ilustradores y fotógrafos, el descubrir talentos nuevos y jóvenes. Mi apuesta no es tanto revolucionaria, sino evolucionar lo que ya se tiene e intentar hacerlo mejor.  

DMU: ¿Qué piensas respecto a la prensa frente al internet? 

Diego Areso: No soy optimista respecto al papel pero no lo soy porque las ventajas que tiene el consumir la información en el móvil no las tiene el papel. Los años que duren los medios en papel habrá que aprovechar las ventajas que todavía tiene. Creo que en algún momento va a desaparecer, pero el reto está no tanto en salvar el papel a toda costa como si fuéramos nostálgicos de un mundo pasado, sino hacer que siga su curso natural de la manera más digna, aprovechar lo más posible.

DMU: ¿Cuál es tu inspiración?

Diego Areso: Básicamente la inspiración es copiar, suena muy fuerte pero en realidad para mi diseñar es jugar. Los diseños me los tomo como un juego sin trascendencia porque al final del día es una revista más y la semana que viene habrá otra, entonces nos permitimos jugar con ella hasta donde es posible, con los ciertos límites que hay dentro  del medio, pero es como bueno juguemos un poquito, intentemos arriesgar. A veces sale muy bien, otras cuando ves la portada de impresión y dices ‘madre de dios, cómo he podido hacer esto’. Al final es decir la semana que viene ya habrá otra que saldrá mejor.

Dentro de que el contenido manda y que trabajamos para el lector, El País es un medio de referencia y hay que tomarse el trabajo muy enserio. Para mi lo que me inspira es saber que a pesar de todo podemos seguir jugando.  

DMU: ¿Qué le aconsejarías a los jóvenes que quieren dedicar su vida al diseño y al periodismo? 

Diego Areso: Es un mundo muy difícil, donde hay mucha oferta  de mano de obra y poca demanda, y luego una demanda mal pagada. Que es un mundo con un romanticismo exagerado, cuando en realidad es un oficio como cualquier otro. Para mi es el mejor oficio del mundo y me encanta, compensa todo lo demás. El buen  redactor es el que sabe de diseño porque entenderá las miles de formas de presentar su contenido y el buen diseñador es el que sabe de contenido.